La industria alimentaria es reconocida por innovar e invertir recursos y conocimientos en tecnologías y mecanismos para alcanzar mayor eficiencia, productividad y seguridad en la fábrica. La visión artificial en el sector alimentación permite incrementar la competitividad en un mercado global en constante evolución. Para conseguirlo, los procesos de automatización son la clave para agilizar producciones, reducir costes y mejorar la calidad del producto.

Implementando aplicaciones tecnológicas, la industria alimentaria puede dar respuesta a muchos de los retos de la producción y comercialización, como te contamos en este artículo.

La visión artificial es de las tecnologías más efectivas para aplicar a los procesos de control de calidad, junto a otro tipo de aplicaciones que permiten que la cadena de producción trabaje de forma más ágil y flexible. A continuación, te ejemplificaremos con 3 aplicaciones reales.

Control de productos envasados

Muchos alimentos son envasados para su conservación y comercialización de manera segura y fiable. Para mantener los estándares de calidad y garantizar la seguridad del consumidor, es necesario realizar una inspección tanto del producto como del mismo empaquetado.

La solución más fiable y efectiva para dar solución a este proceso es la visión artificial, ya que permite capturar y analizar imágenes y así categorizar como apto o no apto el producto.

En este ejemplo puedes ver cómo se detecta la presencia de contaminantes en un pescado congelado durante el proceso de empaquetado final. En primer lugar, se verifica que el pescado no contenga plástico, el cual puede provenir de las bolsas en las que se transportó previamente. Por otro lado, se corrobora la ausencia de trozos de piel y espinas negras.

En este ejemplo puedes ver cómo se detecta la presencia de contaminantes en un pescado congelado durante el proceso de empaquetado final. En primer lugar, se verifica que el pescado no contenga plástico, el cual puede provenir de las bolsas en las que se transportó previamente. Por otro lado, se corrobora la ausencia de trozos de piel y espinas negras.

Deteção de contaminantes no peixe congelado

La solución incluye cámaras de visión artificial + Deep Learning y barras de iluminación. Así es como funciona 👉

Como cualquier aplicación de control de calidad, tiene como objetivo asegurar al cliente un producto de alta calidad y seguridad, especialmente en el sector de la alimentación.

Este tipo de aplicaciones tienen beneficios como:

 

  • Aumento de la productividad
  • Reducción de productos defectuosos
  • Disminución de costes
  • Control del total de la producción 

Otra aplicación recurrente dentro de este campo sería la inspección del sellado del producto, como te mostramos en este artículo de blog.

Clasificación automática de alimentos con visión artificial

 Mediante sistemas de visión artificial es posible clasificar productos directamente sobre la línea transportadora gracias al reconocimiento de colores, tamaños o formatos mediante las imágenes que son captadas y procesadas.

Gracias a la tecnología de Deep Learning, el sistema se entrena y aprende cuáles son los parámetros que debe seguir para la clasificación o detección de productos. Se establecen determinadas referencias en el software de imagen para que un robot guiado por visión artificial pueda reconocer los patrones, aplicarlos y ejecutar la acción requerida.

Este sistema permite optimizar la clasificación y agrupación de productos como frutas y hortalizas, ajustando con gran precisión el peso total a embolsar para su venta, lo que permite a los productores del sector primario, tener un control más preciso de la cantidad de producto suministrada.

 

Ejemplo de clasificación de automática de frutas y hortalizas con visión artificial

Para poder dar solución a esta aplicación, STEMMER IMAGING se ocupó de proveer el siguiente material:

Control de calidad mediante técnicas hiperespectrales

 Muchos de los procesos que se automatizan mediante visión artificial en el sector alimentación pueden resolverse mediante visión artificial convencional, cámaras 2D o 3D. Sin embargo, muchas aplicaciones requieren un análisis que excede las posibilidades del espectro visible y solo pueden realizarse con sistemas de visión hiperespectral. Esta tecnología permite detectar posibles imperfecciones o anomalías a través del análisis de diversas características químicas del producto.

De esta forma es posible conseguir información sumamente valiosa sin tener que dañar el producto. Por ejemplo, una aplicación normal es la detección de defectos y contaminantes en alimentos, como te explicamos en este artículo de nuestro blog.

La visión hiperespectral hace posible saber el nivel de maduración de frutas, a través de la medición de los niveles de azúcar y si es idóneo para que llegue al consumidor. También, por ejemplo, se puede saber si ha sufrido algún golpe que no sea visible.

Si quieres saber más sobre las ventajas de los sistemas espectrales en la industria alimentaria, te sugerimos leer este artículo.